Negligencia, corrupcion y tremendo errores ponen en peligro a la ENEE, quien tendria que pasar a privados la Transmision y la generacion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Negligencia, corrupcion y tremendo errores ponen en peligro a la ENEE, quien tendria que pasar a privados la Transmision y la generacion

Mensaje por ninja144 el Mar Mayo 16, 2017 1:58 pm

Los errores y deficiencias que ha presentado la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y que no fueron corregidas a tiempo, se convirtieron en un pesado lastre para las finanzas de la entidad y conllevó a la cesión o privatización de varias ramas como distribución, generación de electricidad y facturación.
De igual forma, así como se entregaron estas áreas clave, no se debe extrañar que en el corto o mediano plazo se conceda a empresas particulares el multimillonario negocio de transmisión y generación eléctrica y significaría el traslado de centrales, redes y centenares de kilómetros de tendido eléctrico a manos particulares.
En el extenso informe del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) se  constata la evidente indiferencia, indolencia y complicidad de los exgerentes y actuales titulares, quienes tuvieron la oportunidad histórica de potenciar la empresa, pero optaron por desarticularla o llamarse al silencio, que se traduce en un “no me importa” las advertencias y llamados de atención de la entidad contralora.
MALA PLANIFICACIÓN. 
La mayoría de los proyectos, entre ellos Patuca III, fueron mal planificados, no se definieron costos y, en vez de ofrecer un eficiente servicio a la población, son un pesado lastre que consume vorazmente las finanzas de la ENEE.
“El Proyecto Hidroeléctrico Patuca III, aún no ha sido finalizado, y según el acuerdo de construcción inicial debió haber iniciado operación en el año 2014, por lo cual este proyecto aún no está entregando energía al Sistema Interconectado Nacional, los atrasos en la ejecución del proyecto son producto de la mala planificación del mismo, ya que durante esta etapa no se logró definir correctamente los costos y el cronograma de ejecución, lo que tiene como efecto, un incremento en el costo de generación de US$ 0.09 por kWh, lo que muestra que dicho proyecto no es factible”, revela la auditoría del organismo contralor.
En el análisis financiero que realizó el TSC, se advierte que la entrada en operación de Patuca III “vendrá a aumentar aún más los egresos de la empresa ya que representa una erogación adicional de dos mil 687 millones 730 mil 746 lempiras con 33 centavos en el período de los siete años que abarca el contrato con el operador (Energía Honduras)”.
PÉRDIDAS IRREPARABLES. 
El embalse tuvo que operar desde hace tres años, pero su construcción prosigue y, en consecuencia, su retraso implica que no puede ser integrado al Sistema de Interconectado Nacional (SIN) a fin de entregar energía a la ENEE y a los consumidores finales.
El Tribunal de Cuentas insiste que la represa que operará desde el oriental departamento de Olancho fue mal planificada, “ya que durante esta etapa no se logró definir correctamente los costos y el cronograma de ejecución, (esto según documentación presentada al TSC, solo existió un perfil del proyecto), el monto de inversión inicialmente planteado en 2011 fue de 350 millones de dólares (ocho mil 212 millones 505 mil lempiras) y ascendió en 2016 a 531 millones de dólares (12 mil 459 millones 490 mil 200 lempiras), este incrementó en más de 181 millones (cuatro mil 247 millones 020 mil 200 lempiras) lo que tiene como efecto, un incremento en el costo de generación de nueve centavos de dólar por kilovatio provocado por un monto total de inversión más elevado, convirtiendo al proyecto menos eficiente”.
La ENEE dejará de percibir unos 305 millones de dólares (siete mil 156 millones 581 mil lempiras) y “los análisis financieros realizados, indican que el costo de generación del proyecto Patuca III es tan elevado que fuera de mejorar las finanzas de la ENEE, se producirá una presión adicional para el pago del préstamo en los próximos 15 años. Se estima que el incremento en las obligaciones de la ENEE será casi de mueve millones de dólares durante el período mencionado anteriormente”.
Significa que la ENEE tendría que vender el kilovatio hora al consumidor final en unos 18 centavos de dólar (4.22 lempiras) para recuperar la inversión de la represa. Por tanto, no resulta beneficioso que entre en operación el embalse ya no habrá opción que los consumidores paguen menos por el uso de la energía que deberá generar en su momento.
El equipo de auditores constató que con la construcción de la represa se violaron varias normas, como la Ley de contratación del Estado porque se debió planificar, organizar, ejecutar, supervisar y controlar las actividades de contratación a fin que sus necesidades “satisfagan en el tiempo oportuno y en las mejores condiciones de costo y calidad”.
El organismo contralor mandó a pedir a la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (UEPER) un estudio de factibilidad para la construcción de Patuca III y sus resultados, “al no existir un verdadero estudio de factibilidad, la posibilidad de aumentos en los costos y en el tiempo de ejecución se incrementa considerablemente”.

“ASALTO” DE  LA VEGONA A EL CAJÓN. 
La masiva concesión de ríos hecha por el Parlamento anterior, en complicidad de los diputados del bipartidismo también impactó en obras que en su momento construyó la ENEE.
En la auditoría del TSC se revela cómo la represa privada la Vegona ha venido a disminuir la eficiencia del embalse Francisco Morazán o el Cajón, pues se encuentra a pocos kilómetros y pertenece a la Compañía Hondureña de Energía Renovable, S.A. (Cohersa) ya que cuando no está generando energía almacena el agua proveniente de la represa pública.
En ese aspecto, alerta la entidad auditora, ha provocado “algunos efectos negativos que le restan capacidad de generación a la central Hidroeléctrica Francisco Morazán (El Cajón), el aumento en el riesgo de inundación de la casa de máquinas y los daños estructurales en el desfogue de las turbinas N° 2 y 3 de la Represa el Cajón”.
“Al realizar la inspección física a las instalaciones de la Central Hidroeléctrica Francisco Morazán (El Cajón), ubicada en el Municipio de Santa Cruz de Yojoa, Departamento de Cortés, se comprobó, que el nivel de eficiencia de la Central se ve afectado, debido a que a pocos kilómetros de la Central se encuentra ubicada la Compañía Hondureña de Energía Renovable S.A. (COHERSA), conocida como La Vegona, cuando esta represa no está generado energía eléctrica, comienza almacenar agua proveniente de la Represa el Cajón, y según lo manifestado por el Ing. Elvis García Jefe de la Central Francisco Morazán en nota DPH-CHFM- 141/2016 de fecha 17 de noviembre de 2016” ya que se han producido algunos efectos contraproducentes para el embalse construido entre 1980 y 1985.
Entre los efectos que ha provocado la represa privada, se encuentra, según el oficio DPHCHFM-141/2016, el jefe de la represa, Elvis García, explicó que con la entrada en operación del embalse la Vegona “la pérdida de cabeza neta por un nivel más alto en el desfogue de El Cajón, con la consecuente pérdida de capacidad de generación. El alto nivel del desfogue autorizado al Proyecto La Vegona (105 metros sobre el nivel del mar referenciados en el Cajón), ponen en riesgo la casa de máquinas de El Cajón en caso de contingencias por inundación, ya que todos los equipos críticos en el Cajón se encuentran por debajo de esta cota, lo que podría provocar la pérdida de capacidad de bombeo y de generación de energía de emergencia para el servicio propio de la central”.
En relación a lo manifestado por la Jefe de la Central Francisco Morazán en la nota de fecha 17 de noviembre de 2016, concluimos que nuestro hallazgo queda en firme”, reafirma el informe del Tribunal Superior de Cuentas (TSC)
El cambio de nivel –detalla el amplio informe– según las últimas inspecciones en el desfogue de las turbinas 2 y 3, ha ocasionado que se aceleren los daños en el codo del desfogue de las turbinas; se pueden observar algunos daños puntuales, pero profundos en la superficie del codo, también se observan algunos daños en la frontera entre el cono Inferior y el codo, “esto pudiera deberse a que los materiales no son iguales; sin embargo se manifiestan hasta ahora después de entrada en operación de La Vegona y de operar con un nivel de desfogue ligeramente superior al de los 28 años de operación previos de la central El Cajón”.
“En la zona donde termina el blindaje de acero al carbón y comienza el concreto se observan daños considerables en el concreto. En muchas zonas del concreto se muestran ampollas o desprendimientos de la capa protectora”, advirtió García al equipo de auditores del TSC.
Entre las conclusiones –cuyos hallazgos quedaron en firme– se detallan “las condiciones de operación de todas las unidades principales cambiaron en los últimos 2 años en los siguientes factores: Se ha aumentado el nivel del rio (Desfogue) hasta 0.85-0.9 metros, debido a que la Central Hidroeléctrica La Vegona no respeta el nivel de su embalse; en lo referente a la influencia del proyecto La Vegona en la capacidad de generación por aumento del desfogue de El Cajón, es claro que el alto nivel del desfogue reduce la cabeza neta y por consiguiente la capacidad de generación de las turbinas de El Cajón, reducción de capacidad que varía por dos factores y son el nivel del embalse y también por el caudal que se está enviando al rio como agua turbinada…Bajo estas condiciones el nivel se aumenta en el rango de 40 a 85 centímetros, provocando pérdidas de generación que oscilan entre los 360 kilovatios por hora con una unidad (turbina) a 1522 kilovatios por hora con 4 unidades generando en el Cajón…”.
La recomendación hecha por el TSC es que se haga cumplir el contrato suscrito con el generador privado sobre las restricciones de despacho ya que el Cajón tiene prioridad para el transporte de energía y que “se eviten situaciones que afectan la pérdida en la capacidad de generación de la represa El Cajón, el aumento en el riesgo de inundación de la casa de máquinas y los daños estructurales en el desfogue de las turbinas 2 y 3”.

LICITACIONES DESORDENADAS. 
Los desórdenes administrativos también alcanzaron las licitaciones públicas nacionales e internacionales  que realizó la ENEE para comprar energía y medidores a los proveedores privados.
Sobre tema, la auditoría practicada a la ENEE señala que “se despacha energía eléctrica por cantidades superiores a las contratadas, sin importar el precio de venta y la disponibilidad en plantas con costos menores de generación, lo que significa que la ENEE, no cumple con la condición del despacho económico, ya que en primera instancia despacha la totalidad de energía proveniente de fuentes renovables, a pesar de que solamente un determinado porcentaje ha sido comprometido con la ENEE, impidiendo que la estatal obtenga esta misma energía de otras fuentes a un precio más bajo”.
Durante 2014 estatal suscribió 100 contratos con capacidades de generación instalada que no están contempladas en los planes de expansión de generación, debido a que las contrataciones de proyectos de energía renovable no están conforme al crecimiento real de la demanda energética (3% anual).
Lo mismo ocurrió con la adquisición de medidores. Y es que al efectuarse una inspección física en el laboratorio de medición de la ENEE en San Pedro Sula y se pudo comprobar que los aparatos “adquiridos mediante licitaciones públicas nacionales N° 100-020/2014 y 100-014/2015, no cumplen con las especificaciones técnicas, específicamente en el tipo de material de la base y la cubierta del medidor, ya que algunos medidores que la ENEE ha adquirido a través de las precitadas licitaciones, presentan problemas de calidad”.
MEDIDORES DEFECTUOSOS. El resultado parte de los defectos que hallaron tanto en la base como en la cubierta se derriten con facilidad e incluso llega a tomar fuego, cuando estos materiales deberían soportar altas temperaturas y ser ignífugos (que rechaza combustión y protege contra el fuego), para dar una vida útil necesaria, situación que se originó en virtud de que esta compra de medidores fue adjudicada a proveedores (Equipos Industriales), que no entregaron lo que ofrecieron en lo descrito en la oferta presentada oficialmente, aun así la ENEE los recibió; tampoco se detalló en las especificaciones técnicas de las bases de licitación el tipo de material de la base y la cubierta, pero “el proveedor sí lo ofertó y esto es lo que se debió entregar”.
Se violentaron varias normas de la Ley de contratación del Estado como las normas del pliego de condiciones que “incluirá la información necesaria para que los interesados puedan formular válidamente sus ofertas; su contenido incluirá las reglas especiales de procedimiento, los requisitos de las ofertas y los plazos, también incluirá el objeto, las especificaciones técnicas y las condiciones generales y especiales de contratación, según se dispongan reglamentariamente”.
El equipo de auditoría del Tribunal de Cuentas pidió mediante oficio APD/148-2016-TSC/ENEE del 14 de noviembre de 2016 al gerente de la empresa pública Jesús Mejía que diera una explicación de los hallazgos hechos, “de lo cual a la fecha de emisión del presente informe no se obtuvo respuesta”.
“En virtud de no haber recibido de parte de los funcionarios y empleados de la ENEE, las respuestas al oficio enviado donde se solicitaba los comentarios sobre los hallazgos determinados en la Auditoría Piloto de Desempeño sobre Pérdidas No Técnicas y Generación de Energía Eléctrica practicada a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), nuestro hallazgo queda en firme”, concluyen los auditores sobre las licitaciones. pale pale

_________________
PAPA ENOJADO
avatar
ninja144
Principiante
Principiante

Mensajes : 52
Puntos : 90
Fecha de inscripción : 04/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.